QUÉ PASA EN BOLIVIA?


Me ha llegado un documento importante, que poca o ninguna difusión ha tenido en nuestro Perú. Sin embargo, ya el diario EL PAÍS de España se ha ocupado del tema. Creo que deberíamos poner atención a lo que parece  estar ocurriendo tan cerca…

VÍCTOR HUGO CÁRDENAS CONDE, CARLOS D. MESA GISBERT, JORGE QUIROGA RAMÍREZ Y EDUARDO RODRÍGUEZ VELTZÉ

A LA ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL Y A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL

En nuestra condición de ciudadanos, de ex Presidentes, ex Vicepresidentes y ex Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República por mandato constitucional, que pusimos nuestro mayor esfuerzo para contribuir al fortalecimiento de la democracia -aún en construcción- basada en la búsqueda de justicia, inclusión,  pluralidad y en la generación de consensos, sin otro interés que la defensa del Estado de Derecho, la justicia y la libertad, queremos expresar ante la opinión pública nacional e internacional lo siguiente:

PRIMERO: Nos preocupa la decisión del gobierno del Presidente  Evo Morales de someternos a procesos penales, violando los derechos humanos así como las garantías ciudadanas consagrados en la Constitución Política del Estado y los Tratados Internacionales, desconociendo principios de derecho universalmente reconocidos.

La misma persona que nos ha acusado, ha designado inconstitucionalmente a los jueces que nos van a juzgar, quienes podrían aplicar retroactivamente la ley penal y condenarnos sin derecho a recurrir una eventual sentencia condenatoria, pone en evidencia el grave riesgo de que se vulneren, no sólo nuestros derechos esenciales, sino los de todos los ciudadanos bolivianos.

SEGUNDO: Ninguno de nosotros pretende convertir esta denuncia en un proyecto político. Tampoco buscamos rehuir los cuestionamientos que se puedan hacer a las decisiones y acciones que llevamos a cabo cuando ejercimos funciones públicas. La justicia boliviana debe garantizar la búsqueda de la verdad, la transparencia e imparcialidad de los fallos, evitando la judicialización de la política, independientemente de circunstanciales resultados electorales.

Toda ciudadana y todo ciudadano en democracia, tenemos el inalienable derecho a procesos justos, con normas que respeten las garantías civiles. Nadie en democracia debe ser perseguido por su opción política y sus valores. Que no se condene a nadie sin un proceso justo e imparcial que le garantice el derecho a la defensa en condiciones de igualdad y justicia.

TERCERO: Hemos permanecido y permaneceremos en el país, porque nuestras acciones públicas y privadas estuvieron siempre sujetas a la legalidad y a la transparencia. Bolivia, Nación a la que amamos, es nuestro país y nos asiste el derecho inalienable de vivir y trabajar libremente en su suelo.

Aún tenemos la esperanza -y queremos creer- de que cuando haya autoridades legítimas encargadas de administrar justicia, éstas guiarán sus decisiones por la vía de la legalidad y la imparcialidad, evitando juicios y condenas ideológicas y políticas.

CUARTO:  Anunciamos que acudiremos a todas las instancias nacionales e internacionales que sean pertinentes, basados en las garantías de la Constitución Política del Estado, que además reconoce el valor pleno de los Tratados Internacionales y su preeminencia sobre la legislación local, especialmente en materia de derechos humanos y justicia.

La Paz, 17 de Marzo de 2010

Víctor Hugo Cárdenas Conde             Carlos D. Mesa Gisbert

Ex Vicepresidente de la República       Ex Presidente de la República


Jorge Quiroga Ramírez               Eduardo Rodríguez Veltzé

Ex Presidente de la República       Ex Presidente de la República

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Un comentario en «QUÉ PASA EN BOLIVIA?»

  1. Así es Manolo, muy delicado el tema. Hace unos días estaba haciéndole el seguimiento. Sin embargo, el problema no está en aplicar una ley retroactiva, sino que con ella se rompa las garantías constitucionales que pueda tener cada país. Todos queremos saber la verdad y, en política, esa virtud es casi una utopía completa. Esperemos que nuestros hermanos bolivianos encuentren mejores alternativas jurídicas para robustecer la democracia y apliquen justicia a los que no se comportaron a la altura de un representante del pueblo. Apelando a esa frase tan cliché pero tan representativo del «partido del pueblo»: Quien no la debe, no la teme. Será?

Los comentarios están cerrados.