Manuel Eugenio.


PIC_0067

Manuel Eugenio es mi segundo nieto.

Daniela María, la primera,  tiene ya quince años y va camino a los 16. Hay que aclarar que ella es hija de Alicia María y él de Paloma María (yo, por si acaso, soy Manuel María). Ambas hermanas se llevan años de diferencia.

Esta que es una nota puramente familiar, la posteo porque uno siempre se siente orgulloso de hijos y nietos. Orgulloso porque ve que en el camino de la vida algunos acompañan y otros siguen. Y muchas veces los que siguen terminan acompañando a los que hacemos el camino;  ayudándonos a subir las cuestas y señalándonos las maravillas del paisaje que a veces nos podemos perder por una vista cansada o al tratar de fijarnos donde ponemos el pie.

Manuel Eugenio nació en Buenos Aires, Argentina y vive sus primeros días en Temperley. Christian y Paloma,  los felices y desvelados padres,  irán descubriendo el maravilloso mundo de los niños que ellos mismos protagonizaron hace ya un tiempo.

La vida sigue y cuando le cuento a mi hermana Teté, por teléfono, que ha nacido su nuevo sobrino nieto, ella que ya tiene un biznieto, me dice que se muere de ganas por conocerlo y su emoción viaja desde Arequipa hasta mi corazón. Teté, mi hermana mayor que estoy seguro aún piensa en mi como el niño al que consideraba un juguete.

Mi nieto, según Paloma, duerme, toma leche y se ríe.  Es curioso, pero tengo tanta ilusión por ver cómo se ríe…

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios en “Manuel Eugenio.”

  1. Felicitaciones, maestro! Se siente su emoción y no es para menos, no me perdería por nada las charlas interminables que tendrá con su nieto. Wow, ya imagino, eh, pero a ver le dedicas alguna historia o un cuento que será un gran gusto leerlo.

    Abrazo, y nos vemos a mi retorno.

    Permiso para retirarme…

  2. Querido Milton: Gracias por leer y por tu comentario.
    Me comprometes a escribir algo para Manuel Eugenio. Lo haré.
    Como suele pasar, necesito tiempo (porque la distancia-física-con él existe.
    Gracias de nuevo, amigo!

  3. No necesito felicitarte, Manolo, pues estás bendecido (que es mucho más que una felicitación). ¿Creerás que le veo un enorme parecido con Pancho, nuestro hermano mayor?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s