CONFESIÓN MEDIANTE LA TORTURA: LA ESTUPIDEZ MILENARIA PARECE DISIPARSE


Desde hace milenios, la tortura ha sido considerada como el mejor recurso para extraer confesiones. Desde que el hombre tiene memoria se han usado los métodos más bizarros para obtener “la verdad”.  La inquisición, los métodos de gobiernos totalitarios y los que no lo son tanto; las actuaciones de los llamados servicios secretos… La historia está llena de ejemplos de la barbarie humana ejercida para obtener datos clave, verdades y reconocimiento de hechos y culpas.

Por éso creo que es interesante leer el comentario que adjunto y que proviene del “Blog de Mentat”.

No se puede confiar en un cerebro torturado

Posted: 13 Oct 2009

Un nuevo estudio publicado en la revista Trends in Cognitive Science, indica que la información obtenida por medio de técnicas de interrogatorio coercitivas no sería confiable.

Teniendo en cuenta nuestros conocimientos neurobiológicos cognitivos actuales, es improbable que los interrogatorios coercitivos que van acompañados de estrés extremo faciliten la obtención de información verídica procedente de la memoria a largo plazo”, explica Shane O’Mara, autor de la investigación y catedrático del Instituto de Neurociencias del Trinity College de Dublín (Irlanda).

Por el contrario, los resultados de este trabajo, publicados hoy en la revista Trends in Cognitive Science, muestran que estas técnicas provocan un estrés intenso, repetido y prolongado que pone en peligro el tejido cerebral que sustenta tanto la memoria como la toma de decisiones.

Los informes publicados por el Departamento de Justicia de EE UU en abril de 2009, en los que se daban detalles sobre técnicas de interrogatorio coercitivas, indican que los periodos prolongados de conmoción, estrés, ansiedad, desorientación y falta de control son más efectivos que las técnicas de interrogatorio habituales para hacer que los sujetos revelen información verídica procedente de su memoria.

“Esto se basa en la suposición de que los sujetos estarán más motivados para revelar información verídica y así poner fin al interrogatorio, y en que ese estrés, esa conmoción y esa ansiedad extremos no afectan a la memoria”, apunta O’Mara. “Pero las pruebas científicas no respaldan en absoluto este modelo”.

Los estudios psicológicos indican que durante los periodos de estrés y ansiedad extremos, la persona presa estará condicionado a asociar el hecho de hablar con periodos de seguridad. Para el captor, cuando el prisionero habla, el objetivo de conseguir información se habrá alcanzado y se verá liberado de la desagradable tarea de generar estas condiciones de estrés.

Por tanto, “es difícil o imposible determinar durante el interrogatorio si el prisionero está revelando información verídica o simplemente hablando para escapar de la tortura”, continua O’Mara. “Es más, la investigación también ha mostrado que el estrés extremo tiene un efecto dañino en el lóbulo frontal y está asociado con la producción de recuerdos falsos”.

La memoria queda afectada

El hipocampo y la corteza prefrontal, regiones cerebrales que son esenciales en los procesos de la memoria, son ricas en receptores de hormonas que se activan por el estrés y la falta de sueño y que se ha demostrado que tienen efectos perniciosos en la memoria. La literatura científica revela que el estrés prolongado y extremo inhibe los procesos biológicos que se cree que sirven de apoyo a la memoria en el cerebro.

“Por ejemplo, los estudios del estrés extremo llevados a cabo con soldados de las Fuerzas Especiales han mostrado que la recuperación de información previamente aprendida se veía mermada después del episodio de estrés. En concreto, la asfixia simulada con agua es una causa de estrés extremo y tiene la capacidad de desencadenar en el cerebro cambios inducidos por el estrés”, concluye.

http://blog.mentat.com.ar

LOS ÁNGELES DE TULIO


Tulio+Mora

LOS ÁNGELES

de Tulio Mora

Húnikos colección

Lima, Octubre de 2009.

Como una manera de repensar poéticamente en los intentos frustrados que convierten a los seres humanos en ángeles sublevados contra el orden establecido, y fracasan en el intento, Tulio Mora (1948), miembro destacado del Movimiento Hora Zero, nos entrega un nuevo volumen de poesía: “Ángeles detrás de la lluvia”.

Se trata de tres poemas sobre el mismo número de ángeles víctimas del sueño de la “modernidad”.

Cada uno de ellos contiene 99 versos distribuidos en tercetos, de acuerdo a la reactualización de un planteamiento estético propuesto por Edgard Allan Poe, que él denominó “el principio de unidad de efecto” y que le sirvió para la escritura de su famoso “El cuervo”.

Según este planteamiento, los poemas de aliento mayor no deben contener más de cien versos confeccionados como la suma de breves poemas que pueden ser independientes entre sí, pero que están eslabonados por la sorpresa de la palabra y el vértigo estructural del ritmo.

*

“Ángeles detrás de la lluvia” es el primer poemario que da inicio a Húnikos, colección que  tendrá como característica la publicación de poemarios breves o de un poema largo, y en la que participarán creativamente el diseño y las artes plásticas. En esta oportunidad “Ángeles detrás de la lluvia” ha sido el pretexto para reunir al autor del libro con el reconocido artista Alfredo Márquez y con el diseñador editorial Arturo Higa Taira. Los responsables de la Colección Húnikos son Tatiana Berger y Tulio Mora.

*

La presentación de “Ángeles detrás de la lluvia” estará a cargo del joven poeta Jerónimo Pimentel y se realizará el jueves 15 de octubre en el restaurant Patagonia (calle Bolívar 164, Miraflores) a las 8pm.

EL INSPECTOR ARDILLA


inspector ardilla

Los congresistas salen de viaje. Tienen que visitar sus circunscripciones y “hacer contacto”. Lo hacen para ser informados sobre el desarrollo de las obras que suelen estar a cargo de gobiernos regionales y alcaldes varios. Obedientemente se han desplazado y los limeños por ejemplo,  visitarán Sedapal y otros. Allí pedirán información, explicaciones y redactarán informes sobre “avances de obra”. Esto se repetirá en todas las regiones  durante cinco días cada mes. Y así tendremos (seguramente) muchísimos formularios (que al parecer los hay) con anotaciones, evaluaciones y opiniones de pundonorosos personajes que no es que tengan mucho conocimiento del tema del que se trata, pero que contratan asesores para que “les den alcances” en base a los sesudos conocimientos que les otorga un pasado de repartidores de gas.

Curioso gesto. En realidad un tic, porque se repite en cada uno de los padres y madres de esta Patria que muchas veces preferiría ser huérfana.

Curioso gesto que se inicia a la vista de cercanas elecciones y animado por sueños de reelección. Gesto que como la gran mayoría de los producidos por los congresistas es bastante inútil, salvo para sus propios fines.

La frase común sobre la negativa del felino selvático americano a comerse a sus congéneres, cobra fuerza con excepciones que se manifiestan en negativas a efectuar las mentadas visitas, porque ninguna persona, autoridad o ley les va a decir a ciertos congresistas lo que tienen que hacer…

Los congresistas van en viajes de trabajo. Los inspectores ardilla se diseminan por el país para informarse sobre lo que sucede en las zonas donde los votantes los eligieron como representantes. Es decir, van a enterarse sobre lo que deberían saber.

Curioso gesto, nuevamente; sucede siempre.

A la vista de las elecciones los alcaldes rompen pistas, los congresistas dejan por un rato de protegerse las espaldas para buscar nuevas oportunidades y el señor gobierno multiplica acciones, homenajes e inauguraciones. Todo el mundo se moviliza para empezar la captura de los ansiados votos.

Tiempos movido se nos vienen. El “panem et circensis” del emperador romano se traslada del Tíber al Rímac y se expande gracias a los inspectores ardilla y a toda esa corte de los milagros que eleva su tono para demostrar que son buenos, que son sanos, que se preocupan.  S. E. ú O.