VADE RETRO!


demonio

FUENTE IMAGEN: http://empuja.wordpress.com/

No sé si el «vade retro» funcione, pero lo que sí ha surtido efecto ha sido cama y líquidos.

La gripe (que creí «pocina» por su veloz ataque y síntomas) ha retrocedido y hoy quedan las secuelas típicas: un poco de ronquera y picazón de garganta, alguna tos esporádica y el cuerpo renovadito después de haber hecho el París-Dakar en moto…en cama.

El asunto es que recién puedo sentarme con tranquilidad y cabeza algo despejada a escribir; desde el jueves por la tarde que no tecleaba…

Debe haber pasado de todo en el mundo y yo me lo he perdido; más de 600 correos con su alta cuota de spam han ido siendo leídos y archivados, respondidos o desechados, Resultado: mañana full postal.

Recuerdo dos cosas que afectan éste metier: Virus en WordPress (gusano maldito infecta a los bloggers) y que se pueden grabar, escuchar y enviar en mp3 las conversaciones que sostenemos a través de SKYPE. Escuchas e invasores a la orden.

Esto me hace recordar que hace un tiempo, pude vanagloriarme  que los soviéticos me habían hackeado y hecho cambiar de password. En realidad hackearon a Twitter y a Facebook, pero resulta interesante y de buen tono sentirse parte afectada por un complot internacional.

No quiere decir que tome a la ligera el asunto, pero después de una gripe hasta Microsoft cae simpática y las cosas parecen reempezar. Claro que ahora la bandeja del lector de CD de mi Alienware batalladora se trabó y no hay forma de que el sistema reconozca que existe el adminículo. Apagué y al encender, un amenazador mensaje me dijo que no se podía reiniciar Windows porque el archivo «un-montón-de-cifras- y-letras» no era hallado y había que reinstalarlo. Apreté «enter» y obedientemente Windows XP fiel y combativo hizo su entrada con musiquita y todo. Ahora esperaré que el que sí conoce de estas cosas, o sea el técnico, en su visita usual (y harto esperada ahora) haga lo correspondiente para poder leer y grabar discos en la portátil.

En fin. Y de lo importante reulta que hay tanto que elijo las insensatas muertes en el VRAE que nos dicen que el tema es mucho más serio de lo que parece y que sería bueno recordar a los «abigeos» que resultaron ser guerrilleros en nuestro país. No basta decir basta.

Me voy con mis toses esporádicas y con la pena de comprobar que las cosas no sólo no cambian sino que empeoran y que de nada sirve cerrar los ojos.